Skip to content

Familias raras en América Latina y tradicionales en Europa

Ahora que vemos a los dos líderes británicos emocionarse ante las cámaras evocando la memoria de sus dos hijos fallecidos, es buen momento para repasar cómo son las familias presidenciales en Europa y en América Latina, porque el contraste es curioso.

En América Latina, Evo tiene dos hijos pero no se le conoce pareja. Tenemos aún (en funciones, hasta la llegada del “tradicional” Piñera), a Bachelet, divorciada por dos veces, sin pareja actual conocida, y con tres hijos. También está divorciado dos veces Chávez. Alan García reconoció haber tenido un hijo extramatrimonial y también lo reconoció Fernando Lugo, con el pequeño detalle de que este último era obispo cuando lo tuvo. Ahora algunas supuestas madres le atribuyen otras paternidades. Problemas tiene también Daniel Ortega, que está acusado de incesto por la hija de su actual mujer.

En Europa los presidentes tienen situaciones más “normales”, y no se conoce ningún escándalo grave. La situación de Sarkozy es más pintoresca que problemática, con su hermosa reciente esposa cantante. Y lo mismo pasa con Berlusconi, con su divorcio y su supuesta promiscuidad con jóvenes. (Por cierto, quién nos va a contar las aventuras lamentables del primer ministro italiano y quién nos va a mostrar las fotos de Villa Certosa, ahora que Prisa, y por tanto El País, han vendido Cuatro a Telecinco?).

¿Estándares más exigentes en Europa? ¿Más hipocresía? ¿Pura coincidencia?