Skip to content

Los “independientes”, ectoplasma político

Ectoplasma (Diccionario de la Real Academia)

1. m. Supuesta emanación material de un médium, con la que se dice que se forman apariencias de fragmentos orgánicos, seres vivos o cosas.
 

En un corto y punzante artículo de James Vega, en la muy recomendable web http://www.thedemocraticstrategist.org se nos explica quiénes son esos “independientes” de los que tanto se habla, el supuesto “centro”, los supuestos “indecisos”: puro ectoplasma que se supone que es un movimiento de masas, pero que ni tiene masa ni tiene movimiento.

El autor, un brillante analista demócrata estadounidense explica que esa masa supuestamente sólida que ahora parece ser mayoría en las encuestas, que no se alinea con los demócratas ni con los republicanos, en realidad esconde a muchos republicanos y muchos demócratas que han resultado desencantados con los resultados de la Administración Obama y con la oposición republicana. Se comportan, demuestra el autor con datos, como unos o como otros, pero ahora están desmovilizados.

Lo mismo pasa en todo el mundo: no es un abandono de las ideologías conservadora o progresista clásica, sino una decepción con su aplicación por los representantes políticos.

Por cierto, eso es perfectamente coherente con lo que se señala en el artículo “Governing without a net(Gobernando sin red)”, en Newsweek, cuando explica que el abandono de muchos ciudadanos de las redes de Obama y su gente en Internet se ha producido por la desafección que ha producido ver que las promesas de gobernar con la gente no se han visto cumplidas.

“En la web www.change.org, la gente podía votar en 2008 lo que quería que él (Obama) hiciera; la idea más votada fue “Cerrar la prisión de Guantánamo”. Eso no ha ocurrido. Tampoco ha terminado con el “don’t ask, don’t tell (el término coloquial que explica la política de no preguntar la orientación sexual de los soldados para no asumir que muchos son o pueden ser gays), o la legalización de la marihuana, o el apoyo al matrimonio homosexual – los asuntos por los que la gente en la red estaba interesada.”

No es el fin de las ideologías: es un equivocado pragmatismo el que aleja a la gente de la ilusión por apoyar a líderes que en un principio parecían emocionantes y visionarios (puro Zapatero, por cierto).