Skip to content

Cómo resultar más persuasivo al hablar: tres recomendaciones

Hablar moderadamente rápido, con pausas frecuentes y sin demasiada animación, es la manera de persuadir mejor a la gente en lo que respecta a la voz.  

Eso es lo que explica un estudio del Institute for Social Research de la Universidad de Michigan, que se presentó el pasado día 14 en la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR). Se analizaron 1.380 llamadas telefónicas que trataban de persuadir a la gente para que participara en una encuesta. Los entrevistadores eran 100, tanto mujeres como hombres. Se registró el tono, la velocidad y la cadencia.

Del estudio podemos extraer tres recomendaciones sobre la llamada “prosodia” (la combinación de volumen, tono y ritmo):

1. Hablar a un ritmo de unas 3.5 palabras por segundo, 210 por minuto. Este es un ritmo moderadamente rápido. Un ritmo pausado es de unas 130 o 150 por minuto, y, en contra de lo que yo mismo he defendido hasta ahora, esa velocidad es demasiado lenta según el estudio. Hablar demasiado deprisa atiborra a quien escucha y da sensación de demasiado ímpetu. Hablar demasiado despacio de torpeza o de arrogancia.

2. Hacer pausas a menudo. Hacer pausas frecuentes imprime credibilidad y eficacia. Lo natural es parar como unas cuatro o cinco veces por minuto. Con menos pausas no dejas digerir el discurso y, además, pareces demasiado sometido a un texto, demasiado “guionizado”. El silencio es sonido también, y su uso puede ser fundamental en la comprensión de lo que se dice.

3. Tono no demasiado animoso ni estridente. Los hombres que hablaban con tono alto persuadieron menos que los que tenían un tono bajo. Con las mujeres no se percibieron diferencias significativas.

(Más recomendaciones en este viejo post:  “Cómo dar discursos como Kennedy”).