Skip to content

Populismo para los “independientes”

Se les llama “independientes” o “votantes sin ideología”, y algunos creen que son el “centro”. Pero los datos se empeñan en demostrar que ese grupo de votantes que no se identifica con ningún partido y que no se sitúa en ningún punto de la escala ideológica, es en realidad un grupo de más o menos una quinta parte de la sociedad, muy heterogéneo, y que no tiene nada que ver con un supuesto centro ideológico. Predominan entre ellos los de menor formación y más edad. Pero, sobre todo, se trata de un grupo que se informa y paticipa muy poco en política.

Dos análisis recientes, un estudio en España de la Fundación Alternativas (“¿Cómo votan los que no tienen idelogía?”) y una entrevista con Stan Greenberg (New York Magazine: “The Illusive Indie”), llegan a conclusiones parecidas: los grandes temas que se imponen en la agenda, que Greenberg llama “populistas”, son los que influyen a ese electorado tan escurridizo: en el caso de Estados Unidos, la Guerra de Irak, la reforma de salud, el impuesto a los ricos… En España ETA, el Estatut, matrimonio homosexual, ahora la crisis…

Esos grandes temas, muy ideológicos, siguen siendo los más relevantes, incluso para los que dicen no tener ideología. La falta de una narrativa “un poco más populista” en Obama puede ser el motivo del desencanto de muchos de sus antiguos votantes, los mismos que se preguntan dónde está el Obama que iba a cambiar el mundo desde la izquierda. Un artículo reciente en El País de Bill Keller lo explica muy bien.