Skip to content

¿Por qué un joven profesional de la comunicación corporativa debería meterse en una campaña electoral? Ocho motivos

Jacqueline Ortiz, que trabajó en la campaña de Obama, lo cuenta en PR Daily:

1. Aprender de todo. Porque en una campaña se aprende de campos específicos como la agricultura, la defensa, la educación, la sanidad, la economía y más.

2. Aprender sobre el terreno. Y no en un despacho haciendo notas de prensa. En las campañas electorales el ritmo se acelera tanto que todo el mundo tiene que hacer “cosas reales.”

3. Aprender bajo presión. Porque la atención de los medios es total, el tiempo limitado y escaso, y la responsabilidad muy elevada.

4. Aprender en circunstancias diversas. Hacer un vídeo, organizar una rueda de prensa, preparar un folleto, repartir propaganda. Si te metes por las rendijas, lo verás todo en poco tiempo.

5. Aprender a encajar golpes. Te acostumbras a tener la piel de elefante: hay nervios, tensión, discrepancias, lealtades y traiciones, ataques furibundos del adversario…

6. Aprender a ver el otro lado. Porque estarás atento a los argumentos de la competencia, y a las presiones que la prensa pudiera hacer con ellos.

7. Aprender sobre medios. Tienes que leer el clipping cada mañana, estar atento a las redes,  y aprendes en pocos días lo que nunca supiste sobre medios y periodistas.

8. Aprender de decenas de personas, y hacer red tú mismo. Se conoce a gente muy interesante en una campaña, y gente que puede ser muy útil más adelante.