Skip to content

Lo que dicen los correos de Enron sobre el lobbying

Ahora que hay un cierto debate, aunque muy limitado y paticorto, sobre la necesidad de regular el lobbying en España (véanse, por ejemplo, este artículo y también este otro), es sumamente interesante este artículo académico (“The Inside View: Using the Enron E-mail Archive to Understand Corporate Political Attention”), que ganó un premio de la muy prestigiosa American Political Science Association.

Se trata de un análisis de contenido, automatizado y también manual, de más de 250.000 correos electrónicos enviados o recibidos por 151 directivos de Enron entre 1999 y 2002, antes del colapso de la compañía. Se estudia el contenido de los correos, algo sumamente interesante, porque muy pocas veces se puede tener acceso a las comunicaciones de una empresa tan grande como aquella. Este hecho impide que los analistas puedan estudiar el lobbying observándolo tal como se practica. Por otro lado, quienes escribían esos correos no sospechaban que podrían ser públicos, y eso añade atractivo a la investigación.

Del estudio de los mensajes se observa lo siguiente:

  • La mayoría de los mensajes (el 66 por ciento) hace puros comentarios de seguimiento de la actividad política que afectaba a la compañía. Típicamente en la forma de envíos de artículos de prensa o en la forma de descripción de información que los lobistas de Enron habían obtenido en sus contactos personales. En resumen, simple monitorización de la actividad legislativa y ejecutiva. El tono puede ser tan frío como el de este extracto que los investigadores ponen como ejemplo, pero como se observará al leerlo, se trata de un ejercicio de persuasión más que de intercambio de favores:

“El Senado votó la Ley ayer. Nuestra enmienda se aprobó. La enmienda evita que el Bureau of Land Management o el Servicio Forestal puedan aprobar nuevas normas sobre la fibra óptica. El Bureau hizo un último esfuerzo para tumbar esa enmienda en el Senado, pero contactamos con personal y senadores clave y no lograron llegar a ningún sitio. Ahora la acción se muda a la Conferencia, lo que para nosotros significa que tenemos que enfocarnos en la Cámara de Representantes. Scott y yo pasaremos los próximos dos días reuniéndonos con representantes republicanos clave en la Cámara”. 

  • Sólo un 1 por ciento de los mensajes tiene que ver con contribuciones de campaña, financiación de los partidos, que allí es legal, o con otros aspectos puramente de intercambio de favores.

Estos datos y otros muy interesantes que proporciona el estudio permiten a los autores afirmar que existe muy probablemente un predominio del lobbying como actividad de monitorización y participación política persuasiva (construyendo alianzas y convenciendo), y no de esa otra visión del lobbying como actividad puramente transaccional, de puro y simple intercambio de favores.

Be Sociable, Share!