Skip to content

La guía del titular irresistible en 5 minutos: 8 fórmulas radicalmente eficaces para conseguir que tus lectores no pasen de ti olímpicamente

20140422-084056 a.m..jpg

Bueno quizá no sean siempre tan eficaces, pero si has llegado hasta aquí no empezamos mal.

Me acabo de encontrar con un artículo interesante que fija las ocho cosas que hacen que en Internet los artículos, los posts, los tuits, tengan especial interés. Obviamente, son las mismas ocho cosas que funcionan en el mundo analógico de toda la vida. Pero ya sabemos que a la gente que anda en Internet aún le gusta que le hablen de Internet…

Aquí estás las ocho cosas:

1. La sorpresa

Obama, por ejemplo, consigue según parece especial viralidad cuando pone esas exclamaciones del tipo “¡Pues sí, me gusta Obamacare!” o preguntas sorprendentes como “¿Quieres cenar conmigo?”. Esa disonancia de “escuchar” a un presidente decir cosas con tanta naturalidad, produce una sorpresa que invita a compartir.

2. Las preguntas

Es un clásico. La pregunta fia la anteción y predispone a la lectora a saber qué podrá encontrar. No tiene mucho secreto. Los publicitarios conocen el efecto desde antiguo.

3. La curiosidad

Por ejemplo: “El secreto mejor guardado en la mesilla de noche del presidente”, “Adivina quién estaba cenando el lunes con Messi…” El cotilleo, la información “confidencial”, los “nos cuentan qué…”, las campañas teaser… Y las propias curiosidades. Según parece uno de los libros más comprados en Navidad para los muy curiosos niños y adolescentes es el famoso catálogo de los récords del mundo. No nos resuelven la vida, pero en la sala de espera de un dentista el libro triunfaría.

4. Lo negativo.

El artículo que estamos adaptando aquí cita un estudio de 65.000 titulares y descubre que el uso de superlativos negativos incrementa un 30 por ciento la lectura del contenido.

5. El uso del “Cómo..”

Está estadísticamente demostrado que funciona muy bien el “Cómo llegar”, el “cómo hacerse rico” o “cómo hacer amigos”. Los lectores no buscan tanto información como una cierta estructuración de su mundo. Y el “cómo” ayuda. Pero también muestra la estadística que funciona mejor aún la fórmula “guía para principiantes”, o el “paso a paso”, o el “hazlo tú mismo”, o “lo que sea para torpes”.

6. Los números

Por supuesto, puede que los números sean la estrella de los buenos titulares. Números en general y números en forma de lista. Los decálogos, las listas de éxitos, los 40 principales, las cien primeras medidas… De nuevo, un estudio bien interesante, comparando el uso de varias técnicas con un mismo titular, demuestra que el número sigue siendo el rey. Vamos a por la séptima fórmula:

7. Las referencia a la audiencia

Otro estudio compartivo: En Noruega se midió la eficacia de hacer referencia a la audiencia en un titular comparándolo con otro similar genérico. Tenía más éxito el titular “¿Es éste tu Iphone 4?” que un simple “Se vende Iphone 4”.

8. La concreción

Nunca lo dijo de esa manera, aunque sí parecido, pero se atribuye a Stalin la frase “un millón de hombres muertos son una estadística; un hombre muerto es una tragedia”. Las historias concretas son mucho más poderosas que los conceptos abstractos.