Skip to content

Lo último en comunicación política: seis tendencias

El Instituto de Empresa, que propone para el curso que viene su primera edición del master de comunicación política, me invitó a dar una conferencia online con lo que yo considero que son las últimas tendencias en comunicación política. Aquí está la presentación, y dentro de poco, cuando esté, pondré si es posible el contenido de la conferencia completa.

Pero estas son las seis tendencias últimas muy resumidas:

1. Storytelling, que es en realidad una forma sexy de denominar lo de siempre: el relato, la narrativa. La política es una batalla de relatos alternativos, no de programas electorales.

2. El final del final de las ideologías. Cada vez entendemos de forma más clara que los ciudadanos tienden al conservadurismo o al progresismo, de forma casi genética, con independencia de que haya muchos “biconceptuales” o “independientes”, si tal nombre vale.

3. Terror management o gestión de la angustia: hay decenas de estudios que demuestran lo que pasa cuando se suscita la idea de la muerte, la angustia, la crisis: la gente se vuelve más conservadora: más patriota, más dura, más devota.

4. Una nueva racionalidad, que contrasta con la que propone el mito de la Ilustración: una racionalidad limitada, una democracia conductual, una mayor importancia de lo emocional en la comprensión de la política. El ser humano como un ser emocional, prejuicioso, caprichoso y con un cerebro bastante tramposo.

5. Memética y framing:

cómo se crean las ideas, los conceptos, las imágenes, que tienen vida propia:nacen, se reproducen y mueren. Son memes (como genes, pero inmateriales) que van por ahí colonizando cerebros. Esos memes llegan al cerebro en forma a través de marcos o narrativas maestras. Al ver la Bolsa de Nueva York puedes pensar en un “mercado” o un conjunto de “especuladores.” La neuropolítica, las neurociencias aplicadas al estudio de las percepciones y el comportamiento político son ahora lo último.

6. Una visión menos ciberutópica y más ciberrealista.

Estamos empezando a demostrar que Internet no va a cambiar sustancialmente la forma en que la política se expresa desde hace décadas.

Ofrecí en la conferencia una decena de libros que explican estas tendencias y que yo creo que son imprescindibles. Los tienes por aquí señalados.