Skip to content

Neuroquímica del storytelling en un vídeo de cinco minutos

La eficacia de contar historias tiene una base neuroquímica. Cuando cuentas una historia de la forma correcta, se activan en el cerebro las partes responsables que permiten al ser humano poner atención, hilar los acontecimientos y sentir empatía por los personajes de esa historia.

En un vídeo delicioso (en inglés) recogido en Brainpickings, un investigador cuenta el resultado de un experimento muy interesante.

A un grupo se le expone una historia de minuto y medio en la que un padre juega con su hijo pequeño (exposición). De pronto en la historia se cuenta que el padre sabe que el niño tiene cáncer y que, a pesar de la alegría ingenua del pequeño, el padre sabe que solo vivirá unos meses (acción ascendente). De pronto (clímax), el padre es consciente de que la vida es corta y también él está muriendo cada día. El padre y el niño siguen jugando, con el adulto ahora consciente de su finitud (acción descendente). Y así termina la historieta (desenlace).

 

Al contar la historia se observa que, en efecto, se produce más oxitocina, la molécula relacionada con la empatía, el cuidado de los demás y la conexión. Y también más cortisol, que se relaciona con la atención.

A otro grupo se le expone una historia de minuto y medio en la que padre e hijo, simplemente, visitan un zoo y no pasa nada más. El cerebro de los espectadores, en este caso, no hace nada; no hay excitación; nada.

Por lo demás, se observa también que hay relación entre la segregación de cortisol y oxitocina y la tendencia a donar dinero a una organización benéfica.

En resumen: cuenta una historia en la que produzcas empatía y recojas la atención de tu público y el cerebro de tu audiencia se activará. La gente pondrá más atención y empatizará más con tus posiciones. Para eso, las historias deben tener esas partes identificadas hace 150 años: exposición, acción ascendente, climax, acción descendente y desenlace.

Si te interesa el asunto, tienes más en el libro de Paul Zak, The Moral Molecule: The Source of Love and Prosperity.