Skip to content

Esperanza contra la Romnesia: Obama como en el Club de la Comedia

Obama se crece en este fragmento de un mitin con universitarios en Virginia el pasado viernes 19. En un momento dado acuña el término “Romnesia” para referirse a los olvidos de Romney. En el teleprompter leer con extraordinaria naturalidad el texto explicando los síntomas de la enfermedad. Con buenísimo sentido del humor. Con irónica acidez. Con repeticiones que hacen que el pasaje sea rítmico y atractivo. Jugando con una audiencia entregada. Esta es la traducción de esa parte del discurso, que ha generado cobertura analógica y digital en todo el país, extendiendo un meme muy contagioso: “Romnesia”:

Ahora que quedan 18 días para la elección, el señor “claramente conservador” (risas) quiere que creáis que estaba claramente bromeando cuando dijo todo lo que dijo en el último año (risas). Nos dijo que era el candidato ideal para el Tea Party. Ahora de pronto nos dice: “¿Quién? ¿Yo?” Se le olvidan sus propias opiniones y quiere que a vosotros también se os olviden.
Está cambiando y retrocediendo y omitiendo tanto (risas) que de alguna manera tenemos que llamar a ese trance por el que está pasando. Creo que se llama “Romnesia” (risas y aplausos). Así se llama. Eso es lo que creo que tiene.
No soy médico, pero sí quiero revisar algunos de los síntomas con vosotros, porque quiero asegurarme de que nadie más se contagia (risas y aplausos).
Si dices que estás a favor de igual salario para igual trabajo, pero sigues sin decir si firmarías una ley que garantizara igual salario por igual trabajo… puede que tengas Romnesia (risas y aplausos).
Si dices que una mujer debería tener acceso a tratamientos anticonceptivos, pero apoyas una ley que permite a tu empleador denegarte ese derecho… puede que tengas Romnesia (aplausos).
Si dices que proteges el derecho de una mujer a elegir, pero en un debate de primarias te plantas y dices que estarías encantado de firmar una ley que derogara ese derecho a elegir en todos los casos… Definitivamente tienes Romnesia (aplausos).
Y esto se aplica a otros ámbitos. Si dijiste a principios de año que vas a bajar los impuestos al uno por ciento de arriba y en un debate dices que no sabes nada sobre bajadas de impuestos a los ricos… Tienes que coger un termómetro, mirarte la fiebre, porque probablemente tengas Romnesia (aplausos).
Si dices que eres un campeón del sector del carbón cuando, mientras eras gobernador, ante una planta de carbón dijiste “esta planta va a mataros” (risas)…Eso es Romnesia (aplausos).
Creo que ya somos capaces, ya empezáis a ser capaces, de identificar los síntomas. Y si resulta que tienes un caso de Romnesia y parece que no puedes recordar las políticas que aún están en tu web (risas) o las promesas que has hecho en los últimos seis años en que has estado compitiendo por la presidencia, aquí vienen las buenas noticias: ¡Obamacare [el nombre que se da a la reforma de la Sanidad aprobado por Obama] cubre tus enfermedades con efecto retroactivo (risas y aplausos)! ¡Te podemos curar. Tenemos cura. Podemos curarte, Virginia (aplausos) Es una enfermedad con cura (risas)!
Mujeres, hombres – todos vosotros -, estos son asuntos de familia. Estos son asuntos económicos. Quiero que mis hijas tengan las mismas oportunidades que los hijos de cualquiera. Creo que América va mejor – la economía crece más, creamos más empleo – cuando todo el mundo participa, cuando todo el mundo tiene una oportunidad, cuando todo el mundo recibe con justicia, cuando todo el mundo juega bajo las mismas reglas. Por eso me presento a un segundo mandato como presidente de Estados Unidos (aplauso). Necesito que me ayudéis a terminar el trabajo (aplauso).

 

Aquí tienes el vídeo del mítin completo y su texto en inglés.