Skip to content

Voz más grave, más poder, más ingresos

Una voz más grave es una ventaja evolutiva en los hombres. Un buen número de estudios ha demostrado que quienes tiene la voz más grave resultan más atractivos a las mujeres, tienen más relaciones sexuales, más hijos, y son física y socialmente más atractivos. La voz profunda se asocia con la competencia, la persuasión, la asertividad y la confianza (en el estudio que voy a citar ahora se refieren todas esas investigaciones).

Es algo que sabemos intuitivamente: el rugido del león ha de ser profundo para inspirar temor. La voz de un fantasma se vuelve cómica y no terrorífica si es aguda. Cuando queremos impostar nuestra voz y hacerla pretendidamente atractiva, bajamos su tono. Las voces radiofónicas más apreciadas en los hombres son graves. El poder masculino (el femenino también, pero ésa es otra cuestión) se asocia a una voz grave.

Los profesores Mayeu y Venkatachalam de la Universidad de Duke han dado un paso más en la constatación de ese hecho, en un estudio interesante (“Voice pitch and the labor market success of male chief executive officers”). Midieron la frecuencia de las voces de 792 máximos directivos de grandes empresas estadounidenses, extraídas del archivo StreetEvents de Thomson Reuters. Y buscaron la asociación con el volumen de la empresa que dirigían y, derivado de esa variable, con los ingresos que percibían por su trabajo. Hay que decir que prácticamente todos eran varones blancos y de edad mediana (rondando los 50). Pues bien, los que tienen una voz más grave dirigen compañías mayores. Ese hecho, a la postre, se asocia con un mayor nivel de ingresos. De manera que un descenso de 22 herzios en la frecuencia de la voz lleva asociados 182.000 dólares más de ingresos al año.

 

Be Sociable, Share!