Skip to content

Cómo se ganó en Chile, contado desde dentro

(Si tuviste algún problema viendo esta pieza antes, perdona: me fue imposible subirla bien ayer).

José Miguel Izquierdo es un brillante miembro de la campaña de Piñera que nos contó aquí en México cómo ganaron las presidenciales frente al oficialista ex presidente Eduardo Frei. Es posiblemente la primera sistematización de la campaña que procede de alguien muy de dentro. Aquí tienes un resumen de su presentación, que trata de resolver la paradoja siguiente: ¿Cómo se impone el cambio frente a una presidenta con un 83 por ciento de valoración?

Imponiendo un nuevo marco «cambio frente a más de lo mismo». Ya no se trata de «democracia (que Piñera daba por supuesta y superada) frente a dictadura», sino de «una nueva forma de hacer política», frente a la división de los partidos que gobernaron Chile durante dos décadas, cansados, maleados, demasiado «políticos». Piñera aparece así como la figura que supera la división tradicional para presentarse como el cambio que supera la vieja división entre defensores y detractores de Pinochet, veinte años después de la llegada de la democracia.

Asumiendo el marco «protección social». El multimillonario Piñera no sólo asume y declara su admiración por la tarea desempeñada por la popular Michelle Bachelet, sino que además ofrece mantener su legado, incluso superándolo. En cierto modo, Piñera, la derecha, se apropia del legado de la izquierda. La campaña es perfectamente consciente de que los chilenos han cambiado en los últimos años, y quieren igualdad, protección e intervención del Estado. Piñera no se acompleja y lo defiende con fuerza, aunque insistiendo mucho en el mérito de cada cual.  

Ayuda la división de la izquierda y la elección de Frei. Claro que el hecho de que la Concertación anduviera dividida hasta el último minuto ayudó a que Piñera, que venía haciendo campaña literalmente dos años, apareciera como una alternativa sólida y creíble, moderada y resuelta. La elección final del expresidente Eduardo Frei ayudó también, porque el candidato oficialista no era especialmente carismático. Resultó fácil a la campaña de Piñera recordar el «desastre» de su Gobierno en los 90: desempleo, bajo crecimiento, el escándalo de las casas indignas para gentes de pocos recursos, demasiadas ausencias del país y la frase ofensiva para el sentir popular de la esposa del presidente, Martita, cuando afirmó que «con Eduardo lo pasamos regio…». Un puntito de recuerdo de lo que fue Frei ayudó en la campaña, aunque el tono general fuera positivo, optimista y de futuro.

Un equipo joven pero nada amateur. «No place for amateurs», nos dijo José Miguel, con diez años de experiencia política desde la Fundación Libertad. El equipo, de unas 15 personas, era experto pero muy joven, todos ellos por debajo de los 40 años. Alguno de ellos es ahora ministro, como la ministra portavoz. Esto alejaba a Piñera del fantasma «Pinochet», porque su equipo apenas había nacido con la llegada de la Dictadura.

Una factura impecable en la producción de material. Una estrella muy versátil y colorida que sirvió para identificar la campaña con un auténtico movimiento optimista y de cambio (muy como la «O» de Obama). Unos vídeos producidos con excelente calidad cinematográfica, para la televisión. Una muy buena puesta en escena, de calidad innegable. El apoyo tradicional de la gente de la cultura a la izquierda, por ejemplo, se sustituye con músicos callejeros que cantan por el cambio, como podrás ver más abajo.

Un candidato optimista, normalizado, acercado, gracias también al papel de su familia. Aparece un Piñera nada «millonario», sino muy cercano, sin corbata, en la calle, con la gente, sonriente. Su esposa y sus hijos ayudan a acercar el personaje. Una familia nada aparatosa y muy «normal», que ayuda a humanizar a un personaje en principio demasiado lejano.

Felicidades, José Miguel. No te oculto mi preferencia por la izquierda, pero con una derecha civilizada y profesional como representáis, haréis un gran servicio a Chile. Enhorabuena y hasta pronto.

Aquí abajo tienes los dos vídeos de cinco minutos que te van a encantar. No te pierdas el trocito de los dibujos animados, con su apelación a los «héroes anónimos», hecha por el propio Piñera en off. Y luego también verás el proceso de redacción del programa electoral, narrado sobre música sinfónica con melodía épica, y a Piñera en un discurso lleno de emociones, y a los músicos callejeros que cantan por el cambio. ¿Los cuatro puntos de diferencia en la victoria, no habrán sido también gracias a este trabajo?

Héroes anónimos y esposa de Piñera.

Músicos callejeros y preparación de programa electoral.

Pancho Villa y su contrato de cine

He encontrado aquí en México un librito corto, lleno de fotografías, titulado Pancho Villa, la construcción del mito. El texto es muy interesante y en él se cuenta cómo los medios de comunicación estadounidenses y mundiales quedaron fascinados entre 1913 y 1914 con ese héroe popular, entre el puro delincuente pistolero y el benefactor defensor de los pobres, regalándole portadas y cobertura.

El libro cuenta como Pancho Villa firma con Mutual Film Corporation un contrato para que filmaran sus batallas. Por el contrato, negociado por sus abogados, el guerrero se quedaba con el 20 por ciento del beneficio de la distribución en cine de las grabaciones, y recibía un anticipo de 25.000 dólares, una cifra nada despreciable en la época.

Miguel Angel Berumen, el autor del libro, nos ofrece en este párrafo el relato del mito, difundido por la tradición oral y también por los medios de la época: singularmente la fotografía, los periódicos y el cine.

Este nuevo líder montado y con espuelas representaba la rebelión contra la desigualdad de la riqueza. Cada peón deseoso de un pedazo de tierra en Chihuahua se emocinaba con una idirecta satisfacción cuando robaba ganado a los Terrazas, o cuando confiscaba fábricas o propiedades después de las batallas e imponía a los ricos contribuciones forzosas. En Villa confluían los anhelos de todo un pueblo oprimido, con ansia de venganza y con sed de justicia. La satisfacción de esos anhelos que Villa les proporcionaba a sus soldados, lo colocaba ante ellos como un ser carismático y adorable. Era una representación de ellos mismos decidiendo sobre su propio futuro. Era el poder en las manos de uno de ellos.

Aquí tienes un vídeo (hay más en Youtube) breve, en el que en voz de sus coetáneos, se escucha la contradicción del mito: asesino cruel, o buen «padre» de los pobres.

La «cooperativa política», gran invento de los socialistas franceses

Anoche tomaba un vino blanco en el hotel con Bruno Denoyelle, que trabaja en Comunicación con Sarkozy. Estamos en la Ciudad de México en un seminario internacional que monta el ITAM. Bruno es un buen profesional de la cosa. En su presentación ha contado las nuevas iniciativas en la red de los socialistas franceses, de hermoso nombre y precioso grafismo. La Cooperativa Política, se llama. Ahí uno o una puede aportar ideas, movilizarse, compartir, etc. Claro que los conservadores de Sarkozy tontos no son, y tienen una red también envidiable, llamada «Los creadores de lo posible» (recordemos que el eslogan de Sarkozy fue en 2007, «Juntos todo es posible»).  

Sigo sorprendido de recibir más información del Gobierno de Obama a través del correo electrónico, y más llamadas a la movilización para la defensa de la reforma de la salud en Estados Unidos, que de mi propio Gobierno. ¿Por qué no me llaman a la movilización? ¿Por qué no me explican lo que piensan y me pasan un par de argumentos? ¿Cuánto cuesta montar un buen sistema de difusión de información?

El portavoz de Obama también escribe en su mano

Genial broma de Robert Gibbs, el jefe de prensa de la Casa Blanca, emulando a Sarah Palin. El divertido gesto consitió en apuntarse «huevos, leche, pan». Y también «esperanza y cambio, por si se me olvidaba», dijo a los medios en la sala de prensa. Humor, mucho humor. No te pierdas el vídeo, que te va a encantar. Oscar Santamaría, mi colega asesor, me va informando. Gracias, hermano.

Me voy a México en un par de horas, y me llevo King of the Mountain. Hablamos en breve de la influencia de la famila en los políticos. Salud.

¿Está actuando el gran Campbell? Juzga tú

Alastair Campbell fue el responsable de Comunicación de Tony Blair. El gran spin doctor del Downing Street de la época. El tipo que rotula «la princesa del pueblo» para ayudar a su jefe cuando muere Diana (en The Queen, La Reina le retratan muy bien). Es también el hombre listo frente al ministro torpe que inspira In the Loop, la película aún en cartel. Tienes sus memorias en The Blair Years (son un tostón bastante notable, con 800 páginas de detalles y abreviaturas incomprensibles; también con algún momento divino como los primeros encuentros don Lady Di y algunos otros).

Pues bien, yo creo que en esta entrevista que le hacen el domingo en la BBC se le va la mano, y se pone demasiado dramático. Cuando el periodista le pregunta por los posibles engaños de Blair con respecto a las armas de destrucción masiva de Irak, el hombre (hace como que) se emociona y casi se pone a llorar. En fin, concedamos que se emociona de veras…  o no… ¡yo qué sé! … Juzga tú.

Mírate los primeros segundos… el resto es un ejemplo de cómo mantenerse en el mensaje.

Palin y Chacón, salvando las distancias

En una ocasión la entonces ministra de Vivienda, Carme Chacón, se apuntó algo en la mano y en una entrevista las cámaras tomaron la imagen: «Es que soy muy chuletera», dijo (aquí está el vídeo). Durante un par de días se habló de su necesidad de recurrir a «chuletas» para contestar. La jefa explicó que había apuntado no sé qué de la compra que tenía que hacer y la cosa no fue a más.

Palin también se ha apuntado notas en la mano para intervenir ante los medios y también se ha sabido. Resulta curioso que un político pueda ponerse delante un prompter, o llevar cualquier papel, y los medios se sorprendan sin embargo porque se apuntan algo en la mano…

Lo que llama la atención de Palin es que a) lo lee, b) abunda en el estereotipo de simplona, y c) está en una conferencia de los ultras del Tea Party, lugar en el que podría haber dicho cualquier cosa y la habrían aplaudido igual. Aquí está su vídeo.  

Un beso, Carla.

Cómo dar discursos como Kennedy

Quizá sea demasiado ambicioso: probablemente para llegar a los niveles emocionales de discursos como los de Kennedy o Martin Luther King habría que haber vivido en los años 60 y haber defendido causas tan poderosas como «la libertad frente al comunismo» o los derechos de los negros. Y quizá haber tenido como logógrafo a un genio como Ted Sorensen (tengo aún por leer Counselor, sus memorias de 2008), en el caso de Kennedy; o ser predicador, como King.

Pero hoy quiero ayudarte, si te apetece, a acercarte al estilo de Kennedy. Primero debes saber que se puede leer bien sin que se note demasiado. Te recuerdo que oradores como Obama o Sarkozy, o Leonel Fernández en República Dominicana, o Lula en Brasil, u otros tantos, que pasar por estar entre los mejores, lo leen prácticamente todo. Y no pasa nada.

Y segundo, que hay algunos truquitos sencillos que ayudan. Muy sencillos. Te cuento dos fundamentales.

1. PON EL TEXTO EN FORMA DE POEMA, EN FORMA DE PROMPTER.

Tomemos un extracto del segundo discurso más célebre de la Historia contemporánea, después del «Tengo un sueño» de King. Se trata de «Ich bin ein Berliner», pronunciado por el presidente estadounidense en plena Guerra Fría frente al muro de Berlín. Trata de leer este texto como lo harías ante el público:

Hace dos mil años, el orgullo mayor era decir: “Civis romanus sum”. Hoy, en el mundo libre, el mayor orgullo es decir “Ich bin ein Berliner”.  Hay mucha gente en el mundo que no comprende, o dice que no lo comprende, cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo comunista. Dejadles que vengan a Berlín. Hay quienes dicen que el comunismo es la corriente hacia el futuro. Dejadles que vengan a Berlín. Y hay quienes dicen, en Europa y en otros lugares, que podemos trabajar con los comunistas. Dejadles que vengan a Berlín. Hay incluso unos cuantos que dicen que es cierto que el comunismo es un sistema funesto, pero que nos permite progresar económicamente. Lass´sich nanch Berlin Comen. Dejadles que vengan a Berlín.

Y ahora mira como mejora si el texto lo tienes así:

Hace dos mil años,

el orgullo mayor era decir:

“Civis romanus sum”

Hoy,

en el mundo libre,

el mayor orgullo es decir

“Ich bin ein Berliner”

Hay mucha gente

en el mundo

que no comprende

o dice que no comprende,

cuál es la gran diferencia

entre el mundo libre

y el mundo comunista.

Dejadles que vengan a Berlín.

Hay quienes dicen

que el comunismo

es la corriente hacia el futuro.

Dejadles que vengan a Berlín.

Y hay quienes dicen,

en Europa

y en otros lugares,

que podemos trabajar con los comunistas.

Dejadles que vengan a Berlín.

Hay incluso unos cuantos

que dicen

que es cierto

que el comunismo

es un sistema funesto,

pero que nos permite

progresar económicamente.

Lass´sich nanch Berlin Comen.

Dejadles que vengan a Berlín.

 

2. PRIMERO LEER Y LUEGO DECIR.

Ahora, al pronunciar tu discurso, ve despacio (entre 130 y 150 palabras por minuto), y haz las pausas al terminar cada línea. Igual que Kennedy, como puedes ver en vídeo original del carismático presidente. De esta manera podrás primero leer la frase en el papel y luego decirla al auditorio. Tus ojos irán un poco por delante de la boca. Es muy sencillo cuando se ha practicado.

¿Quieres practicar con un prompter? (Bueno casi: es más bien un karaoke). Pues prueba haciendo click aquí:

KARAOKE ICH BIN EIN BERLINER Si no quieres el doblaje, quita el sonido a tu ordenador. Así formamos en Asesores a los políticos y las políticas, con nuestro «karaoke político». Y así vamos a practicar mañana con los futuros líderes latinoaméricanos que la FIIAPP forma aquí en España en su Master de Estudios Políticos Aplicados, a quienes dedico este post, sin conocerlos aún.

Salud.

El Rey Sarkozy baja a la tierra

No le va bien en las encuestas: está en el entorno del 40 por ciento en aprobación, más o menos como Zapatero aquí (mírate la tabla de ACOP en el nuevo Molinillo, más fácil de leer, que acabamos de publicar). El hipeactivo presidente francés, que nos contaba su historia de grandísimo rey republicano, dispuesto a devolver la gloria a su país, ahora quiere ser cercano y pegado al terreno, en estos tiempos de crisis.

Por eso estuvo hace unos días en un curioso programa de televisión en el que, por dos horas, debatió con once ciudadanos de a pie: una profesora, un agricultor, y así. Logró un tercio de la audiencia de la noche: nueve millones de franceses. El presidente convenció al 57 por ciento. Sus asesores están, dice The Economist, encantados.

El problema no es lo que representa Sarkozy, que es un maestro en la escenografía, sino lo que hace. Los actos también hablan. Y ahí está el lamentable intento de colocar a su joven hijo, y ahora el nombramiento de su amigo personal Herni Proglio como jefe de EDF, la eléctrica pública.

Sarkozy es muy bueno explicando que hay que hacer. No tanto haciéndolo.

Dos blogs imprescindibles

«Nadie sale de la cama  – dice un corresponsal de Bloomberg – sin leer el Playbook de Mike Allen«. Para los medios de Washington, el blog, que se cuelga las 7 de la mañana (aquí a las 13), se ha convertido en la guía de lo que se prepara en los medios y en la Casa Blanca ese mismo día. Además, incluye alguna encuesta, algún link curioso, algún cotilleo interesante. El blog está vinculado a «Politico«, el diario on line (también tira unos miles de ejemplares en papel), que se ha hecho imprescindible en el DC.

((((POR CIERTO, NO TE PIERDAS EL ARTÍCULO «NON-STOP NEWS» DE KEN AULETTA, EN EL NEW YORKER. El autor hace una descripcion vibrante de la comunicacion de la Casa Blanca, y las dificultades que se encuentran hoy en día para marcar la agenda cuando la información rueda y rueda, literalmente 24 horas)))). ((((¡¡Vaya: acabo de intentar vinculártelo y parece que el New Yorker ha empezado a cobrar por el contenido… Si quieres me pones un email y te lo envío!!)))))

Aquí en España sólo podría ser equivalente el blog de Fernando Garea, uno de los mejores redactores de política, si no el mejor con que contamos en España. Fernando hizo «Gobierno» en El Mundo y ahora lo hace en El País. Fernando no es domesticable, vive en la entraña misma de la máquina, y sabe jugar. Aquí está su blog, El Patio del Congreso, recientemente premiado.

«No te confundas: el secreto es el correo electrónico»

Los que me conocen saben de lo escéptico que soy con respecto al bombo exagerado que se da a Internet en la movilización política. No voy a extenderme mucho porque da para horas y horas. Baste decir de momento que últimamente todo el mundo pide «lo de Obama» y «lo de Obama», una verdadera revolución que aún sigue (date de alta en www.mybarackobama.com y compruébalo por ti misma o por ti mismo), es fruto de un contexto, un candidato y un país y un momento bien determinados. Ni el alcalde de Peralejo es Obama, ni Estados Unidos 2008 es Europa 2010 o Latinoamérica 2010, ni la esperanza contra la Guerra de Irak es motivo comparable a ninguna otra causa… En fin, web sí, claro, y mucha… pero sin exagerar.

Últimos datos que nos ponen sobreaviso de las exageraciones:

  • La mitad de la gente en las redes sociales tiene sus cuentas desactivadas. No hace literalmente nada. Entre ellos estoy yo, por cierto, que no soporto más el ir y venir de amigos desconocidos, y que tengo pudor como para no contar lo que he hecho este fin de semana, que creo que a nadie le importa (bueno, sí: fui a ver «Up in the Air«. No te la pierdas).
  • La gente está ahí, en Facebook y en Tuenti básicamente, para hablar con los amigos y compartir sus cotilleos y sus fotos y sus vídeos, y poco más. «Compartir grupos de interés», objetivo esencial de la política, es una causa prácticamente inexistente en la red.

Tienes un informe completo y técnicamente muy digno presentado hace unas horas, aquí.

Hay que estar ahí, sin duda, pero a ver quién es el guapo que se mete en el grupo de mi hijos adolescentes para meter mensaje político… le correrían a gorrazos cibernéticos.

Recuerdo el consejo que me dio uno de los líderes de la campaña online de Obama en Washington (uno de los de verdad, de Organizing for America, no uno de los advenedizos que por centenares se dicen asesores de Obama), a propósito de la movilización en la web: «No te confundas: el secreto es el correo electrónico, con la lista de once millones que tenemos» (ahora deben ser 14 o 15). Yo lo compruebo cada pocos días, y tú lo comprobarás si te inscribes como te acabo de recomendar.