Skip to content

Las diez frases pifia de Romney más nefastas hasta la fecha

Mañana martes empieza la gran Convención republicana, en la que Mitt Romney será nominado como candidato conservador a la presidencia de Estados Unidos. Puede ser su despegue o su tumba. A pesar del memorando que los republicanos han pasado a los suyos con comentarios muy optimistas sobre lo que dicen las encuestas, todo el mundo sabe que si Romney no logra superar a Obama después de la Convención en intención de voto, será muy difícil que logre hacerlo durante la campaña. Veremos.

Aquí están las ocho frases pifia más importantes del candidato. Al menos los ocho que más han llamado la atención de los medios de comunicación. Versión a partir de un artículo de Político y de otro de Salón. Se verá que las frases que más daño pueden haberle hecho son las que refuerzan su arquetipo de rico al que le importa poco la gente corriente, y que quiere ir de cercano cuando no lo es. Por eso, precisamente porque refuerzan ese arquetipo, esas pifias gustan tanto a los medios y se hacen más populares.

1. “Nadie me ha preguntado nunca por mi certificado de nacimiento. Saben que éste es el lugar donde nací y crecí.” 24 de agosto de 2012, mientras  hacía campaña en su estado natal de Michigan.  Los demócratas explotaron bien esta referencia a las dudas sobre el nacimiento del presidente. El debate aún se mantiene en las capas más ultra del Partido Republicano. Más o menos una cuarta parte de la población estadounidense tiene dudas del nacimiento estadounidense o africano de Obama. Más en http://www.politico.com/news/stories/0812/80109.html#ixzz24ktEay7b

2. “Acompáñenme dando la bienvenida al próximo Presidente de los Estados Unidos, Paul Ryan.” 11 de agosto de 2012. Una metedura de pata que abunda en la idea de que es más estrella el candidato a vice que el candidato a presidente.

3. “Señor líder… 26 de julio de 2012: reuniéndose con Ed Miliband, el líder de los laboristas británicos, parece que ha olvidado su nombre.

4. “No estoy preocupado por los muy pobres.” 1 de febrero de 2012, en una entrevista con Soledad O’Brien, de CNN.

5. “Las corporaciones son gente, amigo mío. Todo lo que las empresas ganan va al final a la gente. ¿Dónde cree usted que va?” 11 de agosto de 2011 dirigiéndose a alguien que le increpaba.

6. “Me gusta poder echar a la gente.”  9 de enero de 2012, mientras hablaba sobre las compañías de seguros.

7. “¿Saben? Es difícil saber cómo saldrán las cosas. Hay unas pocas cosas que desconciertan: las historias sobre las empresas de seguridad que no tienen suficiente gente, la supuesta huelga de los funcionarios de inmigración y aduanas… Eso obviamente no es muy buena señal.” 25 de julio de 2012,  hablando sobre los Juegos Olímpicos de Londres en entrevista de la NBC. Romney indignó a la prensa y las autoridades británicas.

8. “Debería contar mi historia. Yo también estoy desempleado.” 16 de junio de 2011, después de escuchar a un grupo de parados de Florida, hablando sobre sus dificultades para encontrar trabajo.

9. “Sé cómo se siente cuando te preocupas por si te van a echar. Hubo un par de veces en las que yo temía que podrían ponerme en la calle.” 8 de enero de 2012, hablando en un mitin.

10. “Rick, déjame que te diga… ¿diez mil dólares?, ¿te apuestas diez mil dólares?” 10 de diciembre de 2011, hablándole al precandidato Rick Perry durante un debate presidencial. Más aquí: http://www.politico.com/news/stories/0812/80109.html#ixzz24kvBe7qu

Cinco mitos sobre los spots electorales

(Traducción literal de un artículo aparecido el pasado 19 de julio en The Washington Post):

Cinco mitos sobre anuncios de campaña

Por Ted Brader, 19 de julio

 

1. Los anuncios negativos son más eficaces que los positivos.

Etiquetar los anuncios simplemente como “positivos” o negativos oculta la considerable diversidad que hay en cada una de esas categorías. Una revisión de más de cien estudios científicos no encontró diferencias concluyentes entre los anuncios positivos o negativos, definidos así de forma general, en su capacidad para ganar votos o afectar al resultado.

Sin embargo, sí hay efectos distintivos de algunos tipos específicos de publicidad negativa o positiva. Los spots que generan emociones positivas como la esperanza, el orgullo y el entusiasmo estimulan la participación y el interés de los votantes en una elección. También polarizan al electorado activando el partidismo de los seguidores y los oponentes que ven los anuncios. En 1984, los anuncios “Amanece en América / Morning in America” del presidente Reagan presentaban música evocadora e imágenes brillantes de trabajadores felices, banderas americanas y bodas. Fijaron el estándar de la publicidad que te hace sentir bien, que los candidatos de ambos partidos han utilizado desde entonces.

Los anuncios que suscitan temor son mejores en la persuasión de los votantes porque alivian la presión del partidismo. Meten miedo a los votantes con información nueva sobre los candidatos y los temas, haciéndoles cambiar de opinión. El  anuncio de Lyndon B. Johnson de 1964, “Daisy”, por ejemplo, evocó dramáticamente el espectro de un conflicto nuclear en plena Guerra Fría. Anuncios más recientes han usado imágenes oscuras y voces ominosas para suscitar miedo sobre el crimen, la inmigración, el terrorismo, la salud pública o el empleo.

El enfado, por el contrario, no suele cambiar las opiniones; más bien moviliza a los votantes para que voten por sus convicciones. Los anuncios electorales generan enfado sugiriendo que se ha hecho daño a la gente injustamente y culpando de ello al adversario, como un spot reciente de Romney, (“¿Dónde se ha ido todo el dinero?” / Where Did All the Money Go?”) que trata de incitar enfado sobre el presidente Obama diciendo que se ha malgastado dinero destinado al estímulo económico.

Los anuncios políticos son demasiado polifactéticos como para etiquetarlos como negativos o positivos y concluir que un tipo es superior al otro.

2. Los anuncios de campaña no informan.

Como mínimo, los anuncios incrementan el conocimiento de los candidatos, lo que ayuda a superar la ventaja de quien gobierna. Pero también  enseñan a los votantes mucho con respecto a la posición de los candidatos.

Puesto que alcanzan a gente que probablmente no buscaría información en las noticias o sobre los candidatos, los anuncios pueden reducir la distancia entre los desinformados y los politizados. En los últimos 40 años, mientras los políticos han estado generando anuncios en televisión y radio sobre sus posiciones políticas, los medios informativos convencionales han dedicado cada vez menos tiempo a las diferencias políticas sustanciales, concentrándose por el contrario en la estrategia y los resultados de encuesta.

Los anuncios de campaña son breves, sesgados y ocasionalmente falaces. Sin embargo, proveen un amplio acceso a información que muchos votantes no tendrían de otra manera.

3. Los votantes menos informados son más fácilmente persuadidos por los anuncios.

Pero, ¿no son esos votantes desinformados más susceptibles a las tácticas emocionales y manipulativas que utilizan los consultores? No tanto.

Respondemos emocionalmente a las cosas que nos importan. La publicidad política arranca las mayores reacciones en aquellos a los que les importa la política y saben más de ella. En 2006, un anuncio de los republicanos mostraba a Osama bin Laden amenazando a los americanos sobre sonidos del tic tac de un reloj y del latido del corazón. Los votantes informados tienden a responder emocional y políticamente a este tipo de anuncios, en parte porque ya tienen el tipo de convicción partidaria que se trata de evitar con anuncios de miedo (o de activar con anuncios placenteros).

El calendario del anuncio importa tanto como su contenido. Los spots que critican a un oponente tienden a funcionar de forma diferente al inicio o al final de una campaña. Antes de que la gente se haya hecho idea de un candidato, los ataques les ayudan a hacerlo. Pero esos mismos anuncios pueden reducir la participación cuando son vistos más tarde, por votantes que ya han decidido a qué candidato apoyan.

4. Un candidato debería responder a un spot de ataque con un contrataque sobre el mismo asunto.

En algunos casos, una respuesta así tiene sentido; en otros, es justo lo que no hay que hacer.

Si una acusación pega de lleno en la fortaleza de un candidato – por ejemplo, el anuncio del “abandono de la lancha” (“Swift boat”) sobre la actuación militar de Kerry en Vietnam – entonces es necesaria una respuesta contundente, preferiblemente con pruebas.

A menudo, sin embargo, estos contrataques sacan a los candidatos de su mensaje. La investigación sugiere que es mejor gastar el dinero de publicidad destacando los puntos fuertes de un candidato – como aquellos en los que la candidata ha gestado una buena reputación o aquellos en los que la gente prefiere su posición – que no entrar en los asuntos del adversario.

Romney, por ejemplo, debería probablemente no dedicar muchos anuncios a la lucha contra el terrorismo, un asunto en el que Obama da relativamente bien en las encuestas, o al medio ambiente, un asunto en el que los demócratas tienen una mejor reputación.

Igualmente, emitir anuncios que niegan que eres una bruja, como hizo Christine O’Donnell en su fracasada campaña al Senado en 2010, alimenta un tema de campaña que es improbable que mejore tus opciones en día del sufragio.

5. Los medios neutralizan los anuncios falaces por medio de sus comprobaciones.

Puede que esas noticias sobre los spots sean bienintencionadas, pero no hay pruebas claras de que eviten el efecto de las afirmaciones falaces o las tácticas de manipulación. La causa está en parte en el volumen: los anuncios se repiten y llegan a mucha gente que no ve, escucha o lee las noticias.

Pero la psicología del votante también juega un papel. Mientras algunas noticias pueden debilitar la eficacia de un anuncio, muchas informaciones terminan extendiendo el ámbito de las afirmaciones falaces que están intentando desmontar: y la gente escucha la explicación y la recuerda mejor que la corrección.

En 1992, CNN ofreció un segmento de “visionado de anuncios” señalando que los ataques de Bill Clinton hacia el presidente Bush sobre su gestión económica eran equívocos y que los ataques de Bush hacia Clinton sobre la subida de impuestos cuando era gobernador eran hipócritas. En ambos casos, el resultado fue que los espectadores se llevaban una mejor impresión del candidato cuyo anuncio se estaba criticando.

Esta tendencia se refuerza por las fuertes convicciones partidistas de la audiencia. La investigación  demuestra que los partidarios tienden a mantener sus la información en la que creen aunque sea incorrecta, incluso cuando ha sido enmendada, cuando esa información mejora la visión de su partido o empeora la del otro.

tbrader@umich.edu

Ted Brader, el autor de  Campaigning for Hearts and Minds: How Emotional Appeals in Political Ads Work es profesor de ciencia política en la Universidad de Michigan.

920.000 “ignorantes” decidirán quién es presidente de Estados Unidos

 

Sí, para ser exageradamente precisos, las cuentas dicen que serán 916.643. Se trata del 4 por ciento de votantes que dicen que están indecisos en los estados que pueden determinar finalmente la elección, es decir, Virginia, Florida, Ohio, Iowa, Nuevo México y Colorado. “Eso es todo,” dice el prestigioso Paul Begala: “El presidente americano será elegido por menos de la mitad de cuantos pagaron para ver en el estadio a los Astros de Houston el año pasado.”

Se trata de unas elecciones realmente reñidas, no porque haya mucha gente que aún no haya decidido su voto, sino exactamente por lo contrario: porque son muy pocos, y esos pocos, menos de un millón, determinarán el resultado. Para ver la poca distancia que hay entre los dos “caballos,” Obama y Romney, que compiten en la carrera desde hace meses, esta animación es muy útil. La distancia es cortísima y lleva siéndolo desde el principio. El anuncio de la candidatura vicepresidencial del ultraconservador Paul Ryan no ha dado a Romney una ganancia inmediata, como ha sucedido siempre que se anuncia al elegido o la elegida para el cargo. La elección del candidato vicepresidencial no aporta votos, como demuestra aquí el mismísimo Karl Rove.

Pero tan interesantes como el reducido número de electores que van a determinar la presidencia de Estados Unidos en noviembre, son sus características. Un estudio en profundidad de quiénes son esos indecisos de verdad, realizado por Larry Bartels y Lynn Vavreck, demuestra que se trata de individuos con un muy escaso conocimiento de los asuntos públicos y de la política de su país. Por ejemplo, el 40 por ciento no sabe qué partido tiene la mayoría en la Cámara de Representantes, y el 20 por ciento cree erróneamente que son los demócratas. Como dice cómicamente  Stephen Colbert,  “el futuro de nuestra nación está en estos momentos en manos de gente que no piensa qué quiere comer hasta que llega a la caja del McDonald’s.”

Es la gran paradoja de la democracia: quienes más tiempo dedican a la política, más se informan y más siguen los asuntos públicos son quienes toman decisiones más estables y menos cambiantes, y están más polarizados. Y quienes menos se informan están más abiertos a cambiar de opinión, para decepción de los defensores de la democracia deliberativa y racional. Y esos “indecisos,” cambiantes, “independientes,” “centristas,” o se les llame como se les llame, ese “ectoplasma” de la política, como también se les ha llamado, son quienes pueden decidir finalmente el resultado electoral. De manera que los partidos están gastando billones de dólares en conseguir ese voto determinante, de gente a la que en realidad le importa muy poco el resultado.

Rafalca, el caballo de Romney: buena gamberrada, un meme perfecto, una historia poderosa

Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de noviembre, tiene un caballo que se llama Rafalca. Es un precioso ejemplar marrón (el de la foto), que competirá en los Juegos Olímpicos de Londres en Doma Clásica. MoveOn, la plataforma progresista amiga de Obama y los demócratas, ha encontrado un filón en Rafalca para componer una historia que se está extendiendo como el fuego por Estados Unidos.

Aparte de lo snob y elistista que resulta la identificación del “empresario” multimillonario Romney con un deporte tan exquisito (como ya sucediera con Kerry y el wind surf en 2004), resulta que las condiciones de vida de Rafalca son excepcionales, como seguramente es propio de un animal olímpico. MoveOn no ha dejado pasar la oportunidad y ha enviado a sus activistas y amigos un “plan secreto para la televisión de las Olimpiadas” que no tiene nada se secreto. El mensaje que envía – y su plan – no tiene desperdicio. Lo traduzco aquí:

Querido miembro de Move On:

Cuando las Olimpiadas se inauguren el viernes, el caballo bailarín de Romney, Rafalca, estará ahí para competir. El caballo vive una vida bastante cómoda en un campo de 5.000 acres, con un avión y mejores cuidados de salud que la familia americana media, incluyendo quiromasajistas y masajistas. (El mensaje original, aquí abajo, incluye referencias a las fuentes).

La ironía salta a la vista: Romney mima a ese precioso caballo, pero no puede evitar rechazar cuidados de salud para 30 millones de americanos.

Por eso nuestro equipo creativo ha hecho un anuncio hilarante sobre Rafalca, del tipo de esos que logran cobertura adicional en los medios porque los periodistas hablan y hablan de ellos. Si logramos 250.000 dólares, podremos emitir el anuncio durante las Olimpiadas, ¡justo cuando Rafalca esté compitiendo!  Pero tenemos que hacerlo para mañana si queremos lograr esos momentos publicitarios clave.

Tenemos que pensar a lo grande, porque Romney de hecho va por delante en la última encuesta de Gallup y CBS. La mayoría de la gente no ha prestado mucha atención a la campaña. Sin embargo, sí le pondrá atención a los Juegos Olímpicos, por lo que ésta es una oportunidad perfecta para definir a Romney como el candidato del 1 por ciento más privilegiado. ¿Puedes ayudarnos a emitir este peculiar anuncio durante los momentos clave de las Olimpiadas, antes de que perdamos la oportunidad?

Sí, puedo donar 5 dólares. 

Durante meses, las noticias sobre la campaña presidencial han dominado las portadas, especialmente las historias recientes sobre las inversiones misteriosas de Romney en paraísos fiscales y su testaruda negativa a mostrar información fiscal básica.

Pero incluso después de tal cobertura, Romney todavía gana en las encuestas, y la última de USA Today revela algunos errores en el juicio que la gente hace sobre él. Casi dos tercios de los americanos creen que su trayectoria de negocios le ayudaría a tomar buenas decisiones sobre economía.

De hecho, Bain Capital, la empresa de Romney, fue pionera en remplazar a los trabajadores americanos con mano de obra barata de otros países. Y las decisiones de Romney le dieron beneficios incluso mientras las fábricas cerraban y los trabajadores eran despedidos. Por eso es por lo que nuestro nuevo anuncio de televisión le pega duro a Romney en su historia de externalización.

Tenemos que sacar ahí fuera la verdad: Romney sería un desastre para la clase media. Y el tiempo se acaba para hacerlo. Nuestro anuncio olímpico de televisión es una oportunidad increíble para alcanzar una audiencia inmensa con un mensaje poderoso. ¿Puedes ayudar?

Haz click aquí para contribuir con 5 dólares.

Mandemos un mensaje a Mitt: deja de hacer cabriolas con el futuro de América.

Gracias a todos los que lo hagáis.

–Justin, Lenore, Mark, Carrie, y el resto del equipo

————————————————————————————

Dear MoveOn member,

When the Olympics open on Friday, the Romneys’ dancing horse, Rafalca, will be there to compete. The horse lives quite a cushy life on a 5,000-acre estate, with a chartered jet,1 and better healthcare than the average American family—including chiropractors and massages.2

The irony jumps out at you: Romney pampers that precious horse, but he can’t wait to repeal affordable healthcare for 30 million Americans.

So our creative team made a hilarious TV ad about Rafalca—the kind that gets huge amounts of additional media coverage because reporters keep talking about it. If we raise $250,000, we can try to run that ad during the Olympics, just when Rafalca is competing! But we have to make our move by tomorrow if we want to get these key ad spots.

We’ve got to go big now, because Romney is actually ahead in the latest Gallup and CBS News polls.3 Most people haven’t been paying much attention to the campaign. They will pay attention to the Olympics, though, so this is a perfect opportunity to define Romney as the candidate of the wealthiest 1%. Can you help us run this awesome ad during key moments of the Olympics, before we miss our chance?

Yes, I can chip in $5.

For months, news about the presidential campaign has dominated the headlines, especially recent stories about Romney’s mysterious offshore investments and his stubborn refusal to release basic tax information.

But even after all of that reporting, Romney is still gaining in the polls, and the latest USA Today poll reveals some disturbing misconceptions about him. Nearly two-thirds said that his business background would help him make good decisions on the economy.4

In fact, Romney’s Bain Capital was a pioneer in replacing American workers with low-wage labor in foreign countries.5 And Romney’s deals often made him profits even as factories were closed and workers were fired.6 That’s why our new TV ad hits Romney hard on his outsourcing history.

We’ve got to get out the truth: Romney would be a disaster for the middle class. And time is running out to do that. Our Olympic TV ad is an incredible opportunity to reach a huge audience with that powerful message. Can you help?

Click here to contribute $5.

Let’s send a message to Mitt: Quit horsing around with America’s future.

Thanks for all you do.

–Justin, Lenore, Mark, Carrie, and the rest of the team

P.S. Of course, as very patriotic sports fans, we’ll be proudly cheering on all of America’s Olympic representatives, including the dressage horses and their riders—you can join in with us using #London2012 on Twitter. Go USA! And giddyup, Rafalca!

 

P.P.S. MoveOn gives average citizens the ability to influence the political system in a meaningful way. This is a great example. Your donation can actually help change the campaign conversation and set the agenda. Donate now.

 

Sources:

1. “Ann Romney’s Horse Aims for Olympic Glory,” Businessweek, July 12, 2012. 
http://www.moveon.org/r?r=277958&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=5

2. “Raising Romney’s Horse vs. An American Family: Which Costs More?” Current, June 20, 2012.
http://www.moveon.org/r?r=277959&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=6

3. “General Election: Romney vs. Obama,” Real Clear Politics, July 26, 2012.
http://www.moveon.org/r?r=277999&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=7

4. “Poll: Romney Preferred Over Obama to Handle the Economy,” USA Today, July 23, 2012. 
http://www.moveon.org/r?r=277950&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=8

5. “Romney’s Bain Capital Invested in Companies That Moved Jobs Overseas,” Washington Post, June 21, 2012.
http://www.moveon.org/r?r=277659&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=9

6. “After a Romney Deal, Profits and Then Layoffs,” New York Times, November 12, 2011.
http://www.moveon.org/r?r=277969&id=47241-18962557-Qs6vAdx&t=10

 

Want to support our work? We’re entirely funded by our 7 million members—no corporate contributions, no big checks from CEOs. And our tiny staff ensures that small contributions go a long way. Chip in here.

Los diez tipos de personas en Twitter y cómo hacer uso de ellos en la política

Sí, Twitter no sirve para casi nada en la política grande, pero en lo que sirve, está bien tener en cuenta los diez tipos de persona y cómo pueden ayudar – o boicotear – acciones de contagio y difusión de ideas. Tomo prestados los diez tipos de personalidad de un buen post escrito por Susanna Gebauer.

1. EL TÍMIDO: No inicia la conversación, pero la sigue. El típico individuo que tiene pocos seguidores pero sigue a cientos. No inviertas demasiado tiempo en él o ella, pero quizá te haga caso cuando pidas un retuit. Por lo demás, que sea tímido en el mundo virtual, no quiere decir que también lo sea en el mundo real. De hecho, tengo algún amigo muy influyente que pasa por Twitter sólo para monitorear lo que hacen otros. Los mensajes directos pueden funcionar con los tímidos.

2. EL POLÍTICO: Le gustan los eslóganes directos y militantes. Extiende mensajes políticos, se implica en la difusión puramente ideológica de sus posiciones. Si te identificas mucho con ellos descubres claramente tus cartas ideológicas, lo cual a veces está muy bien, y otras no tanto. Es aquí donde dudo que Twitter pueda hacer mucho por convertir opiniones o incluso activarlas. Twitter moviliza a los ya movilizados, en general.

3. EL VENDEDOR: Ese o esa que siempre está vendiéndose a si mismo. Sus productos, sus servicios, sus libros… Es posible que lo que venda te interese. Si quieres agradarle, basta con que retuitees muy de vez en cuando su oferta. Te querrá por el resto de su vida.

4. EL COLABORADOR: La persona que ofrece buenos consejos, buenas lecturas, buenos links, buenos datos. Estos tipos son clave en la comunicación política, porque no ofrecen solo eslóganes más o menos ingeniosos, sino datos y contenidos que pueden utilizarse en la difusión de las ideas. Búscalos, sígueles, logra que te sigan.

5. EL CENIZO: El que ve inconvenientes, por pequeños que sean: “esto ya lo publicaste, sí pero…, es cuestionable…, demasiado largo…, demasiado corto”). Pasa de él o de ella. No merece la pena entrar en discusión con quien no va conceder ni el beneficio de la duda.

6. EL DIRECTO: Que busca algo muy concreto y directo. Háblale por mensaje directo o por correo electrónico. No aburras a tus seguidores con conversaciones que la gente no entiende. Es insufrible ver un listado de conversaciones cortas incomprensibles.

7. EL DIVERTIDO: El humor es una fórmula estupenda para trasladar mensajes de todo tipo, también políticos. No minusvalores la fuerza que puede tener alguien que sólo hace bromas, porque las bromas en la dirección correcta refuerzan arquetipos muy influyentes en la opinión pública.

8. EL CONECTOR: Por supuesto, qué grandes las ventajas de ser tenido en cuenta por uno de esos pocos individuos (generalmente conocidos por la televisión o la radio) que tienen decenas o cientos de miles de seguidores. Pídes un RT aunque sea de manera personal y si crees que lo tuyo tiene suficiente entidad o calidad para ser reenviado. Te darán quizá unas decenas de seguidores a ti mismo/a.

9. EL CONTADOR DE HISTORIAS: Esos colegas tan habilidosos para encontrar una historia poderosa y remitirte a ella. Son fundamentales también para extender emociones fuertes entre el personal. Busca sus historias y difúndelas, porque en buena parte así las haces tuyas. Mira el efecto Konny, aunque luego resultara por otros motivos malogrado.

10. EL AMIGO: Quien en Twitter disfruta simplemente por compartir cosas con amigos, sin mucha pretensión. Ten un detalle con él o ella de vez en cuando, quizá mandando un mensaje personal o siguiéndole. Pero insisto: no aburras a los demás con decenas de mensajes en conversaciones paralelas e incomprensibles.

Romney 2012, como Kerry 2004: dos señoritos que no van de cara

Sí, Kerry era el candidato demócrata frente al “comandante Bush” en 2004, y Romney es el candidato republicano frente a Obama en 2012, pero ambos han sido objeto de dos spots muy parecidos en los que el mensaje es equivalente. Anuncios baratos, de poca factura, pero mortales.

- Ambos son niños bien, pijitos de clase alta: el mismísimo Kerry navegando sobre una tabla de wind surf; Romney imaginado haciendo cabriolas con chaqué y sombrero de copa cabalgando un caballo. El caballo del vídeo, de hecho, sí es de Mitt Romney y se llama Rafalca, según parece.

- Ambos son tipos de los que no te puedes fiar, porque no son sinceros y no abordan los asuntos de frente. Kerry dice una cosa y la contraria, navega “según sopla en viento”, en una dirección y luego en la contraria. Y Romney baila “alrededor de los asuntos,” evitando los temas, bordeando el debate.

Aquí están los dos anuncios, magníficos: eficaces, divertidos, letales, históricos

REPUBLICANOS CONTRA KERRY, 2004

 

DEMÓCRATAS CONTRA ROMNEY, 2012

Cómo utilizar un simple anuncio deportivo para ensalzar el espíritu nacional

… y como utilizar el espíritu nacional para ensalzar un canal de televisión

Como dice el padrino David, que es quien me lo envía, serviría igual para España. Con la gracia y el sabor de los spots argentinos, aquí está esta pieza magnífica de un simple canal de deporte, para confrontar las dos argentinas: la quejica, perezosa y pesimista, con la esforzada, trabajadora y optimista. El anuncio es de Young & Rubicam.

 

“Explicar, pero también inspirar”: un buen consejo de Obama a Rajoy

Le preguntan a Obama en una entrevista en CBS News qué errores ha cometido en su primera legislatura. Y el presidente hace una reflexión sumamente útil. Rajoy debería tomar nota letra a letra, desde la primera palabra hasta la última. Se está mostrando tan torpe en su comunicación que es improbable que lo haga. El consejo es útil para cualquier gobernante. Es enternecedor ver al gran poeta de la política americana reconocer su error de no contar una historia inspiradora a su pueblo.

Aquí está el brevísimo vídeo que merece la pena ver, y debajo la traducción.

Obama: El error de mis primeros cuatro años fue pensar que este trabajo consistía en lograr las políticas correctas. Y eso es importante… Pero la naturaleza de este cargo consiste también en contarle una historia al pueblo americano, que le de un sentido de unidad y propósito y optimismo. Especialmente en tiempos difíciles. Es curioso que cuando estaba en campaña todo el mundo decía “sí, puede hacer un buen discurso, pero ¿podrá realmente hacer su trabajo?” Y durante mis primeros años la noción ha sido: “Bueno, sí, ha estado haciendo malabares y ha hecho muchas cosas, pero ¿dónde está la historia que dice dónde vamos?” Y creo que es una crítica legítima. Por eso hay que salir de esta ciudad, estar más tiempo con la gente americana, escuchando, conversando con ella sobre el lugar al que vamos juntos como país. Tengo que hacerlo mejor en mi segundo mandato.

Entrevistador: Un trabajo mejor de explicación…

Obama: Sí, bueno… de explicación, pero también… de inspiración.

 

Por qué este 11 de julio de Rajoy no será como el 12 de mayo de 2010 de Zapatero

Consideramos el 12 de mayo de 2010 en principio del fin del Gobierno de Zapatero. Aquel día el presidente del Gobierno tuvo que anunciar en el Congreso de los Diputados un conjunto de medidas que entonces parecían durísimas, que “cambiarían la historia de España” (El País) y que eran una broma, en cuanto al calado de las medidas anunciadas, al lado de las que hoy ha contado Rajoy desde la misma tribuna. Zapatero explicó que pasó una de las peores noches de su vida, y que promovió aquellas medidas para evitar que “España fuera intervenida” (en su próximo libro nos cuenta los entresijos, según parece).

Algunos comentaristas y amigos progresistas han señalado que este 11 de julio de Rajoy será como aquel 12 de mayo de Zapatero. Por ejemplo, Ignacio Escolar (@iescolar) retuitea mensaje de Juan Luis Sánchez (@juanlusanchez), que dice “Rajoy ya tiene su mayo del 2010); Enric Hernández (@Enric_hernandez) dice que hay un déjà vu en el Congreso y que a Rajoy se le pone la cara de Zapatero; y Manolo Rico (@manuelrico) afirma que mayo del 10 fue “Verdún” y este 11 de julio es “Hiroshima.”

Vaya por delante que comparto con todos esos colegas y millones más la sensación de que esto es un ataque impresentable a los ciudadanos de a pie y al Estado de Bienestar que se levanta con sus impuestos, dejando que los de siempre se vayan de rositas: los poderosos, los banqueros y los especuladores que nos animaron a invertir en ladrillos que nunca bajarían de precio. Y que esta política económica es probablemente la mejor forma de alargar el sufrimiento, especialmente de los más débiles.

Pero dicho eso, nos equivocamos, creo, haciendo comparaciones que no admiten ni un minuto de contraste:

Primero: Zapatero era un presidente sorprendido por una crisis que no había reconocido a tiempo, que no había atajado, y que tardó en afrontar. Rajoy es el presidente de una crisis asumida por todos y cada uno de los ciudadanos del país, y exagerada a conciencia por el mismo presidente. Bajar las expectativas es lo mejor que puedes hacer para cumplir con ellas. Zapatero las elevó de forma letal. Rajoy las reduce presentando el panorama más catastrófico posible.

Segundo: Zapatero tenía ya en mayo de 2010 un nivel de aprobación muy bajo. Rajoy anda en un 30 y tantos por ciento. Pero con la que está cayendo, eso no está tan mal. Sobre todo cuando tienes aún tres años y medio por delante y cuando partiste de un exiguo 45 cuando llegaste al gobierno.

Tercero: Zapatero no tenía ni un solo aliado. Rajoy los tiene todos. Zapatero no tenía ni a El País. A ningún socio en la Unión Europea, dudas internas sobre su sucesión, un panorama desolador. Rajoy está como un corderito con sus socios europeos, que seguro que se lo agradecerán. Añádase el contraste entre el dichararecho ministro de Guindos con cara de próspero jugador de golf, con la aséptica burócrata que representaba Salgado.

Cuarto: Zapatero planteó sus medidas contra la intervención de España. Rajoy sencillamente la da por intervenida. Sí, paradójicamente, Rajoy anuncia estas medidas bestiales el mismo día que todos los diarios dan por hecho que España está ya intervenida de facto por las condiciones que la UE pone al rescate financiero, que supone que unos “señores de negro” del FMI, la Comisión y el Banco Central Europeo vendrán a mirar nuestras cuentas. Y no pasa nada. Hemos estado luchando contra una “intervención” que no entendíamos muy bien qué era. ¿Ceder soberanía a Europa? Pero si ya la tiene… Pero si España es uno de los países más europeístas de la Unión. ¿Que nos cambien el Gobierno como en Italia? Pero alguien es capaz de comparar la situación del viejo payaso molesto Berlusconi con el sosito pero acomodaticio y bonachón Rajoy?

Quinto: Zapatero estaba fuera de su guión. Rajoy, plenamente en el suyo. El 12 de mayo de 2010 fue una traición al relato esencial de Zapatero: la defensa de la gente corriente frente a los poderosos. Pero ese no es el relato de Rajoy. El del presidente en este 11 de julio de 2012 es “hay que hacerlo, no hay más remedio, nos tenemos que apretar todos, y estoy seguro de que servirá.” Hasta quienes somos ultracríticos con estas políticas asfixiantes de ajuste, reconocemos que se malgastaba y que la “austeridad” es buena. ¿Que había dicho que nunca subiría el iva? Sí, ¿y qué? ¿Es que alguien espera que los políticos digan verdades inmutables todo el tiempo como los sacerdotes? Se dice que “las circunstancias han cambiado” y punto. La gente espera líderes que actúen y no se atengan a dogmas, siempre que no traicionen sus principios, como tuvo que hacer Zapatero. Las mentiras del PP en la oposición y en campaña son inmensas, pero se verán como piadosas en cuanto empecemos a salir de esta.

Sexto: Zapatero no tenía futuro. Rajoy tiene un par de años. Mucho tiempo por delante aún. Tres años y medio hastas las próximas elecciones. Como no me canso de repetir, en cuanto la economía empiece a ir un poco mejor (esa es la gran duda que queda, que sea antes de un par de años), Rajoy podrá capitalizar sus medidas. Podrá mostrarnos un enfermo sin piernas y sin pulmón, pero vivo. Producirá un falaz “milagro Rajoy.” Zapatero, por su parte, en mayo de 2010 era un líder amortizado, en baja, que no se presentaría a la reelección, y tenía un partido con proceso sucesorio pendiente. Ahora más bien es el líder de la oposición quien tiene ese proceso sucesorio por delante… Recuérdese que la política es un juego de suma cero. No hay nadie bueno ni malo por sí solo, sino en función de la persona con la que compites.

 

El lodo tóxico es bueno para ti. La “ciencia” al servicio de la mentira

Toxic Sludge is Good For You: Lies, Damn Lies and the Public Relations Industry

“Medicamentos en busca de enfermedad” es el título de un valiente reportaje de Milagros Pérez Oliva en El País, en el que se recogen los casos reconocidos de mentiras por parte de laboratorios farmaceuticos como Glaxo o Abbott, que han llegado a acuerdos extrajudiciales millonarios reconociendo que pagaron a médicos para que recetaran sus productos, que “inventaron” enfermedades nuevas para viejos principios activos, y que ocultaron efectos secundarios que conocían.

En 1996, antes de que este servidor comenzara a trabajar para algunos de esos laboratorios farmacéuticos, cuando era solo un profesor visitante de marketing en la Universidad de Florida Atlantic, encontré en la biblioteca un librito que me bebí en una noche: Toxic Sludge is Good for You, una crónica extremadamente crítica del sector de las relaciones públicas. Confieso que en lugar de alejarme de la profesión, el libro, ya un clásico que ha sido versionado en vídeo, me atrajo, porque pensé, como pienso hoy, que las mismas técnicas que pueden utilizarse para engañar al personal pueden usarse para inspirarle. Aquí está el vídeo:

Cuando pasé de trabajar del sector privado al sector público me encontré con una gran paradoja: aunque lo que veía en la política era una práctica mucho más amable, sincera, ingenua y responsable que la que había visto en los laboratorios farmacéuticos, las tabaqueras o las grandes corporaciones multinacionales en general, los políticos seguían siendo los villanos de la historia. Un laboratorio tiene dinero más que suficiente para callar a los críticos: un gobierno no. Un laboratorio tiene el control real del dinero, y la manera de presionar a los gobiernos. Un laboratorio puede ocultar, simular, empaquetar… los políticos cada vez menos.

Conociendo a unos y a otros, si alguien me preguntara hoy entre quién abunda más la mentira, si entre los laboratorios farmacéuticos en general, o los políticos en general, yo no tendría ninguna duda en señalar a los primeros.

(Pequeño homenaje a los sociólogos de los 80 que han perdido hace unos días al profesor Angel de Lucas: Nos contó de Lucas en una de sus clases en la Complutense que en una ocasión Jesús Ibáñez, el promotor de la investigación cualitativa en España, preguntó en un estudio a la gente: “¿A quién mataría usted antes: a un homosexual o a un farmacéutico?” El estudio estaba destinado a desvelar los estereotipos contra los homosexuales. Y, en efecto, había un pequeño porcentaje de gente que preguntaba…. “¿Un farmacéutico? ¿Por qué un farmacéutico?”. Como si matar a un homosexual, de alguna manera, estuviera justificado…).

Página 10 de 62« Primera...89101112...203040...Última »