Skip to content

Se nos rebelan los actores del guión

En el debate del miércoles, el candidato conservador a primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, citó a Neal Forde, un ciudadano anónimo con el que se había encontrado en una sesión de preguntas y respuestas.

Pero dio mal los datos. Dijo que tenía 40 años y tiene 51; dijo que había servido en la Marina Británica por 30 años y en realidad fueron seis; y quiso sugerir que el ciudadano negro estaba decepcionado con el tratamiento que el Gobierno laborista daba a la inmigración, cuando su opinión es que tampoco Cameron y los conservadores lo harían bien. Todo ello según declaraciones del propio citado, que contó las inexactitudes del candidato a la prensa local.  

La utilización de historias personales es una de las mejores tácticas de persuasión. Recuerdo ahora a Sarkozy en su famoso dicurso “He cambiado”, y la retahíla de mujeres francesas que citó para expresar su idea de país. Recuerdo la comparación que Reagan hizo de los astronautas muertos en el Challenger con el “pionero Drake” (más bien un pirata según otras definiciones); recuerdo la mención de Martin L. King a sus hijos negros que se darían la mano con los niños blancos; cómo no, recuerdo la reciente utilización de historias personales de Obama al firmar la Reforma Sanitaria con el pequeño Marcelas Owens a su lado…

Pero conviene que las historias personales sean reales, o se dará la impresión (especialmente dañina en el caso de Cameron) de ser un superficial y mentiroso que exagera los hechos a su favor. Estoy seguro de que las historias personales que se citen el miércoles que viene en el segundo debate serán mejor supervisadas por los candidatos y sus asesores.

¿Volverá a ganar Clegg? En este primer debate él fue el que más historias utilizó y también el que ofreció más “eslóganes” o cortes. Así lo explica el escritor de discursos profesional Simon Lancaster, en un extrordinario vídeo resumen de las sensaciones proporcionadas por los tres candidatos. El vídeo está aquí y sólo son 3 minutos y medio magníficos, con imágenes de los momentos centrales del debate.

Parodia de una noche electoral colombiana

Me marcho para Montevideo y Bogotá, y me llevo el libro de mi amigo Alex Prieto, un colombiano que conocí hace ya años en Madrid, periodista y progresista por el que tengo un afecto especial. Alex escribió y acaba de presentar Bonitos Crímenes, una parodia periodística con la que estoy pasándolo muy bien aquí en Barajas. (Qué bueno que me voy para el Oeste, por los que iban para el Norte están aquí por cientos dormitando en el suelo o vagabundeando por el aeropuesto o haciendo cola en los puestos de información).

Transcribo aquí la parodia que Alex hace de una noche electoral colombiana, ahora que quedan seis semanas para la de verdad, que el 30 de mayo pondrá en segunda vuelta a dos candidatos de entre Santos, Noemí y Mockus. Salud, Alex.

Triunfo democrático en elecciones presidenciales

Votación masiva derrota al abstencionismo

Bogotá (APO)- El país entero contempló hoy con asombro lo que creía inconcebible: millones de personas hormigueando entre las mesas de votación y peleándose entre sí para cumplir, antes que cualquier otro, con el sagrado y libre derecho del sufragio.

Poseídos por una felicidad jamás antes vista en comicios semejantes, hombres y mujeres de todas las edades, bebés de brazos y cientos de familias con ataúdes al hombro acudieron desde las primeras horas a votar en nombre propio y en el de sus parientes fallecidos.

El súbito y justificado interés de los colombianos por la política fue tal, que dos segundos después de abrirse las urnas ya se habían superado todos los récords locales de votación.

A pesar de los disturbios que al comenzar el día se presentaron en varias ciudades por el frenesí democrático que contagió a algunos electores, la jornada se desarrolló en relativa calma frente a la mirada atenta de los veedores internacionales, quienes lloraron su mala suerte de no haber nacido en este país y no poder sufragar.

El gobierno, por su parte, fue estricto en cumplir la orden de la Corte Electoral y pagó en efectivo los 283 mil dólares prometidos por cada voto depositado en las urnas, aunque para hacerlo tuvo que acudir anoche a préstamos de la banca internacional y a diversos agiotistas nacionales, entre los que se cuentan todos los expresidentes y el candidato Aurelio Ramírez.

Dos horas después de cerrada la votación, aún era una incógnita el nombre del nuevo Presidente de la República y el nerviosismo reinaba en las sedes de Uzcátegui y Ramírez, así como en el propio Palacio de gobierno, donde, según testigos, a Octavio Reyes no lo soportaba absolutamente nadie.

La Corte Electoral anunció para la media noche de hoy el final del escrutinio de votos y dijo que quien salga victorioso tendrá que tomar posesión mañana mismo a primera hora, sin importar si tiene o no discurso preparado para ello.

El presidente Reyes tomó esto último como una “bofetada de la Corte” a sus reiteradas súplicas para que se le permita continuar al frente del gobierno, y dispuso el inmediato despliegue de la Fuerza Pública alrededor del Palacio para impedir la transmisión de mando.

“El que quiera posesionarse como Jefe del Estado tendrá que hacerlo sobre mi cadáver”, advirtió Reyes mientras se ataba con cadenas y candados a la silla presidencial.

(Prieto Osorno, Alexander. 2009. Bonitos Crímenes. La Mirada Malva).

El Vaticano, la música y el Padre Don José

Frente al Parque de Berlín, en Madrid, hay una iglesia con forma de tienda de campaña, construida de cemento y con espacio para un millar de fieles. Allí acompañaba yo a mis padres y mis hermanos a una misa dominical espectacular, con un carismático cura llamado Raúl. Los pijos del barrio de Chamartín quedábamos fascinados por el carisma de aquel sacerdote mexicano revoltoso, que un día hacía subir al altar al pobre que pedía en la puerta, y otro llamaba a todos los niños presentes para hablar de no sé qué. La palabra del padre Raúl – grave, emocionada, rítmica, emocionante – era complementada con una banda completa (voz, batería, guitarra, bajo, eventualmente saxo), y un coro extraordinario.

La “marcha” de aquella misa no fue suficiente para que yo me alejara del catolicismo (y ahora, sinceramente, soy tan ateo como mi admirado Richard Dawkins), pero no olvidaré nunca la capacidad de persuasión de aquella música que trataba de emular a Supertramp, y de aquel cura admirable (y peligroso: el Obispado lo mandó lejos cuando alteró demasiado la liturgia).

La fuerza de la música en la transmisión de las ideas es tan antigua como la humanidad, por supuesto: de hecho la música es anterior incluso a la palabra en esto. Y el Cristianismo – como el resto de las religiones – es maestro en el uso de la música: la tradición musical europea es, en buena parte, tradición musical sacra.

En fin… por todo ello se convierte en noticia que el Vaticano haya “rehabilitado” tantos años después a Los Beatles y que Ringo Starr haya rechazado su generosidad.

En otra categoría más anecdótica se sitúa este curilla toledano (Toledo de España), que ha pedido permiso a sus jefes para poder evangelizar a través del rock & roll, con resultados sorprendentes. Este Padre Don José es, como mínimo, un tipo original y valiente. No sé si tan eficaz como el bueno del Padre Raúl, pero sí muy valiente…

No me desagradaría asistir, si no fuera porque estoy en Montevideo, al concierto del PJRock (Pastoral Juvenil Rock), un festival que se celebrará en Torrijos (también Toledo), desde el día 30 de abril, patrocinado por el Obispado de la provincia. Allí estarán Fray Nacho, Católicos sin Complejos, y otros.

No están mal este Padre Don José y compañía, pero prefiero el canto gregoriano. 

(Mi “hermano” Joaquín, apasionado de la música en general, me pone sobre la pista de este curilla valiente. Gracias, Joaquín).

Quién está detrás del pasamontañas del Subcomandante Marcos

La respuesta es muy sencilla: un extraordinario propagandista. A finales de marzo, el diario Reforma publicó una supuesta foto del guerrillero mexicano indigenista con la cara descubierta y sin su pasamontañas característico. Resultó ser un ciudadano italiano, según parece.

SubMarcosHorse.jpg

El Subcomandante Marcos, desde sus inicios en 1993 como líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), ha sido un maestro en el manejo ritual de su propia imagen y de las relaciones con los medios de comunicación. Fotografías míticas, rostro oculto, pipa característica, atuendo guerrillero, discurso selvático, indígena, emocionante… un Ché del siglo XXI, aunque algo fuera de contexto, obviamente.

Para adivinar quién está detrás de la máscara, según Manu Chao, mira este vídeo.

China hace propaganda con buen cine

Ciudad de Vida y Muerte es una película puramente comercial, pero más que eso. En algunos tramos parecida a las dos de Spielberg, La Lista de Schindler (que también es en blanco y negro) o Salvar al Soldado Ryan, la película, que ganó la Concha de Oro en San Sebastián, es la narración de las atrocidades cometidas por los japoneses en la  Masacre de Nankín. Los nipones aparece como sádicos asesinos y violadores en serie. Los chinos como pobres víctimas de los imperialistas en alianza con los nazis en 1937.

El Gobierno chino tardó siete meses en aprobar el guión y, según dicen y afirma el propio director, no gustó que un par de japoneses aparecieran en la película con cierta “humanidad” (yo vi la película ayer y te digo que no hay tregua para Japón), y que algún chino resultara traidor… Ese sería el motivo de que la película no compitiera en los Oscar. Suena todo a disimulo del Gobierno chino.

China necesita congraciarse con el mundo entero: turismo, Juegos Olímpicos, buenas relaciones comerciales, rascacielos y economía de consumo, algo de lujo para algunos… y cine. En esta película, de excelente factura épica, nos recuerda su historia (y en parte la reescribe, supongo), para recordarnos que una vez fue víctima. Una víctima con la que el espectador se identifica en el primer segundo. Exito de cine, éxito de propaganda.

En Política y comunicación en la historia contemporánea, Romá Gubern tiene un artículo muy entretenido e interesante (“Los líderes políticos y el cine”) en el que relata la obsesión ya temprana de los gobernantes con esa nueva herramienta cuando surgió, a finales del siglo XIX. En el mismo libro hay otro artículo (“Cine, escenografía de masas y totalitarismo”), sobre la película política más citada de la historia: “El triunfo de la voluntad”,   supervisada personalmente por Hitler. Esta película es aterradoramente fascinante: planos contrapicados y manejos de la luz para ver al “dios” Hitler bajando del cielo y dirigiéndose a una masa única; exhibición de fuerza inmensa; emoción en la música y las palabras y los gritos.

Más allá hay otro artículo (“El uso del documental como estrategia política de Estado”) que estudia el caso de “El triunfo de la voluntad”, pero también de “Tierra de España” (información aquí;     vídeo aquí) (una película de propaganda para los republicanos en la Guerra Civil española) y el primer capítulo de la serie “¿Por qué luchamos?”, de Frank Capra, que defendía la posición aliada en los preludios de la II Guerra Mundial.

Adefesios del simbolismo político

A propósito del Valle de los Caídos, del que tienes aquí abajo alguna reflexión, saco del cajón la referencia que me envió Josué, recogida en Foreing Policy, hace unos días: una bonita exposición de las estatuas políticas más feas del mundo. Como veras, muchas son reflejo de los delirios de grandeza de sus promotores, a veces dictadores bajitos y malhumorados.

No sé si quedarme con ésta:

O con ésta:

Las estatuas políticas más feas del mundo: fotos.

El arte de la oscuridad

En la República Dominicana, en la provincia de San Cristóbal en la que nació el dictador, se habla de crear un “Museo de Trujillo”. La iniciativa no está clara y ya ha generado la polémica típica que suele surgir en estos casos.

En España no existe museo alguno “de la Memoria”. Más bien al contrario: aún puede verse prácticamente como fue inaugurado el templo y la cripta del Valle de los Caídos, el gran monumento del franquismo en el que están enterrados Franco y Jose Antonio, junto con miles de fallecidos en la Guerra de los dos bandos. El monumento ha sido punto de reunión de los pocos fascistas que aún quedan, y Patrimonio no se atreve aún a tomar decisiones drásticas sobre el recinto. Qué contraste la brevedad y asepsia con que el Gobierno menciona en la web el “monumento” (aquí), con la lamentable hagiografía de la increíble Fundación Francisco Franco, que dice que aquello es un monumento “a la reconciliación”. Hay que leer el libro de mi admirado amigo José María Calleja, El Valle de los Caídos, y leer también El Gran Manipulador, de Paul Preston.

Aún nos hacen falta unos añitos para que España no se agite tanto con la revisión de sus miserias. Mírese la polémica en la que se ha visto envuelto el juez Garzón por su intento de perseguir los delitos de la época, o la absurda controversia que en 2004 produjo el traslado de documentación de Salamanca a Cataluña.

El pueblo judío ha estado tratando de mantener la memoria sobre el Holocausto de todas las maneras imaginables. Entre ellas, la apertura de un total de 62 museos del Holocausto repartidos por Europa, Japón, Sudáfrica y Latinoamérica. Ninguno en el mundo árabe o musulmán (en realidad hay uno en Nazareth, destinado a los árabes de la ciudad, pero en territorio israelí). Entre los museos de la lista se incluyen los impresionantes campos de concentración de Polonia o Austria, por ejemplo. Mathausen pone los pelos de punta: sin prácticamente ninguna señalización ni aparataje turístico, allí se llega uno a poner debajo de la salida de gas en las cámaras, o a entrar en una de las celdas de castigo en las que caben dos personas de pie. Aterrador. El Museo del Holocausto de Washington DC proporciona una experiencia más sofisticada pero igualmente impresionante. La hermosa casa de Anna Frank en Amsterdam, atracción turística del circuito de la ciudad, y no incluida en la lista de museos, es también emocionante.

Como explica con brillo María Pía Lara en su libro Narrar el mal, que ya he citado aquí, los pueblos necesitan exorcizar su sufrimiento narrándolo. Y los museos de la memoria son una buena herramienta para ello. La autora del libro cuenta que la conciencia mundial sobre el Holocausto no surgió de la noche a la mañana, sino que tardó mucho tiempo en configurarse. De hecho, las primeras iniciativas de creación de museos de la memoria no fueron aprobadas hasta los años 50, bien pasada la Segunda Guerra Mundial.

Los judíos lo han logrado con tenacidad, y obviamente ayudados por la dimensión brutal de su tragedia. Pero hay otras muchas iniciativas que en otras partes del mundo han estado cargadas de polémica. Cuenta algunos casos latinoamericanos Newsweek en un pequeño pero muy buen artículo (“The Art of Darkness”)

Justo antes de dejar el cargo, Bachelet inauguró en Chile el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Piñera prefirió no ir a la inauguración. Perú está en camino del construir también su Lugar de la Memoria este mismo año. Y nuevos o remodelados museos están en camino en Guatemala, Argentina o México.  

La memoria es buena, sin duda, pero crea tensión, y ese es el problema que está surgiendo en Latinoamérica: las dictaduras y sus crímenes de los años 70 y 80 están aún demasiado cerca, y sus protagonistas “demasiado vivos”.

Breve mapa de las elecciones en Gran Bretaña (y similitudes con las españolas)

Debería ganar Cameron pero puede ganar Brown. Los sondeos anticipan que serán las primeras elecciones realmente discutidas en décadas. El conservador lleva más de un año con amplia ventaja sobre el laborista, pero las distancias se han recortado mucho en los últimos tiempos. Parecido podría suceder entre los socialistas y los populares en España en 2012.

Los británicos quieren cambio, pero Cameron no convence. El conservador tiene 43 años y ha aportado frescura frente al académico y flemático primer ministro sucesor de Blair. Las guerras de Irak y Afganistán, la sensación de que no se actúa correctamente contra la crisis económica y la división interna de “brownitas” y “blairitas”, han cansado a los ciudadanos, pero muchos de ellos siguen temiendo que Cameron no tenga fuerza y sustancia, y que resulte demasiado liberal. Aunque el cansancio y la voluntad de cambio tienen otro origen en España, la sensación de que Rajoy “no llega” es parecida a la de Cameron.

Algún partido pequeño puede beneficiarse del desencanto con los dos grades. En Reino Unido, especialmente los liberal-demócratas de Nick Clegg. En España, en menor medida, la UPyD de Rosa Díez. Nunca he creído en un potencial elevado de Rosa Díez, pero un puñado de escaños podrían ser decisivos en 2012 para determinar quién gobierna, como lo serán los de Clegg en Inglaterra.

La abstención, el peligro de la izquierda. Nada nuevo en esto. Que los progresistas se queden en casa es el miedo de Brown y los laboristas. Podría ser el problema de los socialistas en 2012. Los debates presidenciales serán definitivos en Reino Unido. Allí son una novedad, aunque vayan a ser “a tres” y menos interesantes en consecuencia.

El papel de Blair está por definir. Aún no sabemos si saldrá mucho o poco a ayudar a su antiguo gran aliado Brown. Tampoco es sabido el efecto que tendría si apoyara, porque salió de Downing Street con la reputación por los suelos. ¿Le habrán perdonado ya los desmovilizados? ¿Qué papel jugará Aznar en 2012? ¿Y Zapatero si no es él quien finalmente se presenta?

Es probable que la cosa se caliente y haya campaña negativa. Aún la campaña está calmada, pero en contextos tan reñidos, lo normal es que quien puede perder (los laboristas) acudan al “miedo a que vengan los malos”, en este caso desalmados thatcheristas que dilapidarán los avances sociales por obra de un joven inexperto como Cameron.

Pero allí queda muy poco, menos de un mes. Aquí quedan dos años y muchas incógnitas: ¿se notará en algo la recuperación económica el año que viene? ¿Qué efecto tendrá el caso Gürtel en el PP? ¿Qué pasará con ETA? ¿Se presentará Zapatero?

Todas las encuestas españolas publicadas en un sitio

Jorge Colmenarejo me envía este link que no conocía. Aquí tienes todas las encuestas preelectorales que se publican en España. Un buen recurso y un buen trabajo.

Electometro.

Por cierto, Jorge está haciendo en su blog unos análisis interesantes de la campaña catalana

La dimensión política del deporte

No te pierdas el artículo de Oscar Santamaría hoy en El Mundo que te pongo aquí a un click.

En un libro de baja factura y corta edición, titulado Política y comunicación en la historia contemporánea (Editorial Fragua), hay una compilación de artículos. Uno de ellos, “La acción armada de ‘Septiembre negro’ en Munich 72: su reflejo informativo en los diarios La Vanguadia y Sur”, se habla de los Juegos Olímpicos de aquel año y las repercusiones políticas.

El libro tiene excelentes artículos sobre la utilización del cine en la política, desde Hitler a los republicanos españoles, pasando por Franco en España y otros ejemplos. Lástima que haya otros artículos demasiado locales o demasiado mediocres.

En fin: a leer esto de Oscar, que está “de cine”. Nos hemos tomado juntos un café para celebrarlo.

Deporte y política: escenografía y emoción.

Página 47 de 62« Primera...102030...4546474849...60...Última »